Se encuentra usted aquí

Publicado en: 28/04/2021

COVID-19 sigue interrumpiendo los servicios de salud esenciales en el 90% de los países

imprimirimprimir 
  • Facebook

La segunda ronda de una "encuesta de pulso" de la Organización Mundial de la Salud revela que, transcurrido más de un año de la pandemia de COVID-19, persisten las perturbaciones sustanciales, ya que alrededor del 90% de los países siguen informando de una o más perturbaciones en los servicios sanitarios esenciales, lo que no supone ningún cambio sustancial a nivel mundial desde la primera encuesta realizada en 2020.

Sin embargo, dentro de los países, la magnitud y el alcance de las interrupciones han disminuido en general. En 2020, los países informaron que, en promedio, alrededor de la mitad de los servicios de salud esenciales fueron interrumpidos. En los primeros tres meses de 2021, sin embargo, informaron de un progreso, con poco más de un tercio de los servicios interrumpidos.

Superar las interrupciones

Los países han trabajado para mitigar las interrupciones. Muchos de ellos han intensificado sus esfuerzos de comunicación para informar al público sobre los cambios en la prestación de servicios y proporcionar asesoramiento sobre las formas de buscar atención sanitaria de forma segura. También están haciendo un triaje para identificar y atender mejor las necesidades más urgentes de los pacientes.

Más de la mitad de los países consultados dicen que han contratado personal adicional para reforzar el personal sanitario; han redirigido a los pacientes a otros centros de atención; y han cambiado a métodos alternativos de prestación de atención, como la prestación de más servicios a domicilio, la prescripción de tratamientos para varios meses y el aumento del uso de la telemedicina.

Además, la OMS y sus asociados han ayudado a los países a adaptar sus procesos para que puedan responder mejor a los retos que se plantean a sus sistemas de salud, reforzar la atención primaria y avanzar en la cobertura sanitaria universal.

"Es alentador ver que los países están empezando a reconstruir sus servicios sanitarios esenciales, pero aún queda mucho por hacer", dice el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. "La encuesta pone de manifiesto la necesidad de intensificar los esfuerzos y tomar medidas adicionales para cerrar las brechas y fortalecer los servicios. Será especialmente importante vigilar la situación en los países que tenían dificultades para prestar servicios sanitarios antes de la pandemia."

Persisten las causas de las interrupciones

Los países siguen teniendo que tomar decisiones importantes a la hora de responder a la COVID-19 que pueden afectar negativamente al acceso a la atención de otros problemas de salud. Continúa la redistribución de personal para prestar auxilio en la COVID-19 y los cierres temporales de instalaciones y servicios sanitarios.

Aunque hayan contratado a nuevo personal, el 66% de los países siguen informando de que las razones relacionadas con el personal sanitario son las causas más comunes de las interrupciones de los servicios. Las cadenas de suministro también siguen interrumpidas en casi un tercio de los países, lo que afecta a la disponibilidad de medicamentos esenciales, diagnósticos y el EPP necesario para prestar una atención segura y eficaz.

Es necesario intensificar los esfuerzos de comunicación: más de la mitad de los países informan de interrupciones de los servicios debido a que los pacientes no acuden a la asistencia y a la desconfianza de la comunidad y al miedo a infectarse.

Mientras tanto, el 43% de los países citan los problemas financieros como causas principales de las interrupciones en la utilización de los servicios.

Como resultado, millones de personas siguen sin recibir una atención sanitaria vital. En cuanto a los servicios, el mayor impacto reportado por casi la mitad de los países es en la provisión de atención primaria diaria para prevenir y manejar algunos de los problemas de salud más comunes. Los cuidados a largo plazo para las enfermedades crónicas, la rehabilitación y los cuidados paliativos al final de la vida, también se ven muy afectados, afectando gravemente a las personas mayores y a las personas con discapacidad.

Las intervenciones de cuidados críticos, quirúrgicos y de emergencia que pueden salvar vidas siguen interrumpidas en cerca del 20% de los países, lo que refleja las consecuencias indirectas más inmediatas de la pandemia. Dos tercios de los países también informan de interrupciones en las cirugías electivas, con consecuencias que se acumulan a medida que la pandemia se prolonga.
Entre los servicios de salud más afectados (es decir, aquellos en los que más del 40% de los países informan de interrupciones) se encuentran los relativos a los trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias; las enfermedades tropicales desatendidas; la tuberculosis; el VIH y la hepatitis B y C; el cribado del cáncer, y los servicios para otras enfermedades no transmisibles, como la hipertensión y la diabetes; la planificación familiar y la anticoncepción; la atención odontológica urgente; y la malnutrición.

Publicado antes de la Semana Mundial de la Inmunización (que comienza el 24 de abril) y del Día Mundial del Paludismo (25 de abril), el estudio revela que siguen existiendo gr

aves deficiencias en la resolución de las interrupciones de los servicios en estas dos áreas. Más de un tercio de los países siguen informando de interrupciones en los servicios de inmunización, a pesar de los progresos realizados en los países en la reducción de las interrupciones de los servicios de inmunización en los centros de salud y de los servicios de inmunización "de proximidad" en aproximadamente un 20% y un 30%, respectivamente, en comparación con 2020. Esto pone de manifiesto la necesidad de adoptar enfoques nuevos y sostenidos para mejorar la cobertura y la aceptación de la inmunización.

"La pandemia del COVID-19 sigue planteando serios desafíos a la salud mundial más allá del impacto de la propia enfermedad", dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICE

F. "Para los niños, las interrupciones de los servicios de inmunización tienen graves consecuencias. A medida que aumentamos el suministro de vacunas contra el COVID-19, tenemos que asegurarnos de que esto no se produzca a costa de la vacunación infantil esencial. No podemos permitir que la lucha actual contra el COVID-19 socave nuestra lucha contra el sarampión, 

la poliomielitis u otras enfermedades prevenibles por vacunación. Las interrupciones prolongadas de la inmunización tendrán consecuencias a largo plazo para la salud de los niños. El momento de ponerse al día es ahora".

Mientras tanto, casi el 40% de los países también informan de interrupciones en uno o más servicios de malaria. Si bien se ha avanzado en comparación con 2020 -con un 10% menos de países que informan de interrupciones en el diagnóstico y el tratamiento del paludismo y un 25-33% menos de países que informan de interrupciones en las campañas de prevención del paludismo (incluida la distribución de mosquiteros impregnados de insecticida de larga duración, la fumigación de interiores y la quimioprevención estacional del paludismo), el nivel de interrupción informado sigue siendo significativo y debe abordarse con urgencia.

La OMS seguirá apoyando a los países para que puedan responder a las crecientes tensiones en los sistemas de salud y a la rápida evolución de las prioridades y necesidades a lo largo del curso de la pandemia, y para garantizar que las estrategias de control de la COVID-19 estén en equilibrio con las estrategias para abordar otras prioridades sanitarias y garantizar el a

cceso continuo a una atención integral para todos, incluidos los más vulnerables.

Entre los principales mecanismos de apoyo se encuentran el ACT-Accelerator, que trabaja para acelerar el acceso equitativo a las vacunas, pruebas y tratamientos contra el COVID-19, y el Plan Estratégico de Preparación y Respuesta, que orienta las medidas adoptadas a nivel nacional, regional y mundial para hacer frente al COVID-19.

La Organización también sigue centrada en la realización del trabajo al que se comprometió antes de que comenzara la pandemia de COVID-19. A nivel interno, a través de la "iniciativa Boost" y de la Asociación UHC, que abarca 115 países, la OMS ha reforzado su capacidad para proporcionar apoyo adicional a los países de modo que puedan mantener los servicios de salud esenciales durante la pandemia, y avanzar hacia la cobertura sanitaria universal.

Las "encuestas de pulso" de la Organización Mundial de la Salud

Esta encuesta examina 63 servicios sanitarios básicos en todas las plataformas de prestación y áreas de salud. Se envió a 216 países y territorios de las seis regiones de l

a OMS. Se recibieron 135 respuestas (tasa de respuesta del 63%) de altos funcionarios de los ministerios de salud, principalmente entre enero y marzo de 2021. Las respuestas se referían a la situación en el país durante los 3 meses anteriores al envío de la encuesta (en este caso cubrían predominantemente los períodos entre octubre de 2020 y febrero de 2021).

El objetivo de la encuesta era obtener información y perspectivas sobre el impacto de la pandemia de COVID-19 en los servicios sanitarios esenciales y cómo los países están adaptando las estrategias para mantener los servicios esenciales. Esta ronda de encuestas es la continuación de las anteriores encuestas de pulso de la OMS sobre la continuidad de los servicios sanitarios esenciales distribuidas a lo largo de los trimestres 2 y 3 de 2020, entre ellas Encuesta de pulso sobre la continuidad de los servicios de salud esenciales durante la pandemia de COVID-19;

Evaluación rápida del impacto de la pandemia de COVID-19 en los recursos y servicios de enfermedades no transmisibles; Evaluación rápida del impacto de COVID-19 en los servicios de salud mental, neurológica y de consumo de sustancias; y Encuestas de pulso sobre inmunización de las rondas 1 y 2.

Aunque las encuestas de pulso tienen limitaciones, como el posible sesgo de la información y la representatividad, el punto fuerte de este esfuerzo es que es exhaustivo y proporciona información rápidamente.

 

Añadir nuevo comentario