Se encuentra usted aquí

Publicado en: 16/01/2019

Las principales amenazas a la salud que afronta la OMS en 2019

imprimirimprimir 
  • Facebook
Rafaela de Oliveira

El mundo se enfrenta a múltiples retos en materia de salud, entre los que se pueden destacar los brotes de enfermedades que pueden prevenirse gracias a la vacunación, como el sarampión y la difteria, el aumento de los informes de patógenos resistentes a los medicamentos, el aumento de las tasas de obesidad y la inactividad física, los efectos en la salud de la contaminación ambiental y el cambio climático o múltiples crisis humanitárias. 

Para hacer frente a estas y otras amenazas, 2019 marca el inicio del nuevo plan estratégico quinquenal de la Organización Mundial de la Salud: el 13º Programa General de Trabajo. El objetivo de esta iniciativa es garantizar que: más 1.000 millones de personas se beneficien del acceso a la salud y de la cobertura universal de salud; que mil millones de personas estén protegidas de emergencias de salud; y mil millones de personas disfrutan de una mejor salud y bienestar. Los alcances requerirá un enfoque por varios ángulos.

Contaminación del aire y cambio climático

Nueve de cada diez personas respiran aire contaminado todos los días. En 2019, la OMS considera que la contaminación del aire es el mayor riesgo ambiental para la salud. Los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro, matando a 7 millones de personas prematuramente cada año por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares. En torno del 90% de estas muertes se producen en países de ingresos bajos y medianos, con altos volúmenes de emisiones de la industria, el transporte y la agricultura, así como estufas y combustibles sucios en los hogares.

La causa principal de la contaminación del aire es la quema de combustibles fósiles y ella también contribuye de manera importante al cambio climático, que afecta la salud de las personas de diferentes maneras. Entre 2030 y 2050, se espera que el cambio climático cause 250 000 muertes adicionales por año, como consecuencia de la desnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés por calor.

En octubre de 2018, la OMS celebró su primera Conferencia mundial sobre contaminación del aire y salud en Ginebra. Los países y organizaciones hicieron más de 70 compromisos para mejorar la calidad del aire. Este año, la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima, en septiembre, tendrá como objetivo fortalecer la acción y la ambición climáticas en todo el mundo. Incluso si se logran todos los compromisos asumidos por los países para el Acuerdo de París, la temperatura mundial todavía puede subir 3°C en este siglo.

Enfermedades no transmisibles

Las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas, son responsables de más del 70% de todas las muertes en el mundo - es decir, de 41 millones de personas cada año. Esto incluye a 15 millones de personas que mueren de manera prematura, con edades comprendidas entre 30 y 69 años. Más del 85% de estas muertes prematuros ocurren en países de baja y media renta. Más del 85% de estas muertes prematuros ocurren en países de baja y media renta.

El aumento de la ocurrencia de estas enfermedades ha sido impulsado por cinco factores de riesgo: el uso del tabaco, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire. Estos factores de riesgo también pueden causar problemas de salud mental, que pueden originarse desde temprano: la mitad de todos los trastornos mentales comienza a los 14 años, pero la mayoría de los casos no se detectan y se tratan. El suicidio, por ejemplo, es la segunda causa de muerte entre adolescentes de 15 a 19 años. En 2019, la OMS trabajará junto a los gobiernos para alcanzar la meta global de reducción del sedentarismo en un 15% para 2030. Esto se hará por medio de acciones como la implementación de ACTIVE - una serie de políticas que alenten a las personas a estar más activas los dias

Pandemia de influenza

El mundo se enfrentará a otra pandemia de gripe - lo único que no sabemos es cuándo llegará y su gravedad. La OMS está constantemente monitoreando la circulación de los virus de la gripe para detectar posibles cepas pandémicas: 153 instituciones en 114 países están involucradas en la vigilancia y respuesta global.
Cada año, la OMS recomienda qué cepas deben incluirse en la vacuna contra la influenza para proteger a las personas de la gripe estacional. En el caso de una nueva cepa desarrollar un potencial pandémico, la OMS tiene una gran asociación con los principales actores para garantizar un acceso efectivo y equitativo a diagnósticos, vacunas y tratamientos antivirales, especialmente en países en desarrollo.

Escenarios de fragilidad y vulnerabilidad

Más de 1.600 millones de personas (22% de la población mundial) viven en lugares donde las crisis prolongadas (una combinación de factores como sequía, hambre, conflictos y desplazamiento de la población) y servicios de salud más frágiles las dejan sin acceso a la atención básica que necesitan.
Existen escenarios frágiles en casi todas las regiones del mundo, donde la mitad de los principales objetivos de desarrollo sostenible, incluida la salud infantil y materna, siguen siendo atendidos.
La OMS seguirá trabajando junto a estos países para fortalecer los sistemas de salud para prepararlos para detectar y responder a los brotes y para que puedan prestar servicios de salud de alta calidad, incluidos los de inmunización.

Atención primaria de salud más frágil

La atención primaria de salud es generalmente el primer punto de contacto que las personas tienen con su sistema de salud y, idealmente, debe proporcionar cuidados integrados, accesibles y basados en la comunidad a lo largo de la vida. La atención primaria de salud puede satisfacer la mayoría de las necesidades de salud de una persona a lo largo de su vida. Los sistemas de salud con una atención primaria fuerte son necesarios para alcanzar la cobertura universal de salud. 

Sin embargo, muchos países no tienen instalaciones de atención primaria de salud adecuadas. En octubre de 2018, la OMS coorganizó una importante conferencia global en Astana, Kazajstán, en la que todos los países se comprometieron a renovar su compromiso con la atención primaria de salud, oficializado en la declaración de Alma-Ata en 1978. En 2019, la OMS trabajará con socios para revitalizar y fortalecer la atención primaria de salud en los países y dar seguimiento a los compromisos específicos asumidos en la Declaración de Astana.

Resistencia antimicrobiana

Los antibióticos, antivirales y antimaláricos son algunos de los mayores éxitos de la medicina moderna. Pero la eficacia de algunos de estos medicamentos está acabando. La resistencia antimicrobiana -la capacidad de bacterias, parásitos, virus y hongos resistir a esos medicamentos- amenaza con mandarnos de vuelta a una época en que no conseguimos tratar fácilmente infecciones como neumonía, tuberculosis, gonorrea y salmonelosis. La incapacidad de prevenir infecciones puede comprometer seriamente las cirugías y procedimientos como la quimioterapia.
La resistencia a los medicamentos contra la tuberculosis es un gran obstáculo para combatir una enfermedad que afecta a unos 10 millones de personas y mata a 1,6 millones de ellas cada año. En 2017, cerca de 600.000 casos de tuberculosis fueron diagnosticados como resistentes a la rifampicina - droga de primera línea más eficaz - y el 82% de esas personas presentaban tuberculosis multirresistente.
La resistencia a los medicamentos es impulsada por el uso excesivo de antimicrobianos en personas, pero también en animales, especialmente aquellos usados en la producción de alimentos y en el medio ambiente. Por esa razón, la OMS trabaja junto a estos sectores para implementar un plan de acción global de combate a la resistencia antimicrobiana, aumentando la concientización y el conocimiento sobre el tema, reduciendo las infecciones e incentivando el uso adecuado de antimicrobianos.

Relajación para la vacunación

La vacilación para vacunar -la reticencia o la negativa, a pesar de la disponibilidad de la vacuna- amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades evitables por inmunización. Es una de las formas más costo-efectivas para evitar enfermedades - actualmente, se prevén cerca de 2 a 3 millones de muertes al año. Otras 1,5 millones de muertes podrían ser evitadas si la cobertura global de vacunación tenía mayor alcance. El sarampión, por ejemplo, registró un aumento del 30% en los casos en todo el mundo. Las razones para este crecimiento son complejas y no todos los casos se deben a la vacilación vacunal. Sin embargo, algunos países que estaban cerca de eliminar la enfermedad experimentaron su resurgimiento.

Las razones por las que las personas eligen no vacunarse son complejas; un grupo consultivo de vacunas para la OMS identificó la "complacencia", la "inconveniencia" en el acceso a las vacunas y la falta de confianza como las principales razones subyacentes a esa vacilación. Los profesionales de la salud, especialmente los que forman parte de las comunidades, siguen siendo los consejeros e influyentes más confiables en las decisiones de vacunación y deben apoyarse en proporcionar información confiable y crediticia sobre las vacunas.

En 2019, la OMS intensificará los esfuerzos para eliminar el cáncer de cuello de útero en todo el mundo, aumentando la cobertura de la vacuna contra el VPH, entre otras medidas. Este también puede ser el año en que la transmisión del poliovirus salvaje sea interrumpida en Afganistán y Pakistán. El año pasado, menos de 30 casos se registraron en los dos países. La OMS y sus socios están comprometidos a apoyarlos en la vacunación de todos los niños para erradicar definitivamente la poliomielitis, una enfermedad incapacitante.

Ébola

En 2018, la República Democrática del Congo presenció dos brotes de ebola, que se extendieron a ciudades con más de un millón de personas. Una de las provincias afectadas también está en una zona de conflicto activa.
Esto demuestra que el contexto en que surge una epidemia de un agente patógeno que amenaza la salud global es crítico. Lo que ocurrió en brotes en áreas rurales en el pasado no siempre se aplica a las áreas urbanas densamente pobladas oa las áreas afectadas por conflictos.
En una conferencia sobre preparación para emergencias de salud pública, realizada en diciembre de 2018, participantes de los sectores de salud pública, salud animal, transporte y turismo enfocaron los desafíos crecientes para el combate de brotes y emergencias en áreas urbanas. Ellos pidieron a la OMS ya sus socios que consideren 2019 como un "año de acción sobre la preparación para emergencias de salud".
El plan R & D Blueprint de la OMS identifica enfermedades y patógenos con potencial de causar una emergencia de salud pública y que carecen de tratamientos y vacunas eficaces. Esta lista de investigación y desarrollo prioritario incluye ebola, varias otras fiebres hemorrágicas, virus zika, virus Nipah, síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS-CoV), síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y la "enfermedad X" - esta representa la necesidad de preparación para un desconocido patógeno que podría causar una grave epidemia.

Dengue

La organización también aborda el dengue. Esta enfermedad es transmitida por los mosquitos y puede causar síntomas similares a los de la gripe. Además, es una amenaza creciente a la salud en las últimas décadas y puede ser letal - matando hasta el 20% de las personas que desarrollan su forma grave.
Un gran número de casos ocurren durante las estaciones lluviosas de países como Bangladesh e India. Actualmente, en el período de estacionalidad, los índices vienen aumentando significativamente (en 2018, Bangladesh registró el mayor número de muertes por la enfermedad en casi dos décadas) y el dengue ya se está extendiendo a países menos tropicales y más templados, como Nepal, tradicionalmente no presentaba casos de esta enfermedad en su territorio.
Se estima que el 40% del mundo está en riesgo de dengue y que hay cerca de 390 millones de infecciones al año. La estrategia de la OMS para el control del dengue busca reducir las muertes en un 50% para 2020.

VIH

En relación a la lucha contra el VIH, es importante reconocer que el progreso ha sido "enorme" en términos de tratamiento (aproximadamente 22 millones de personas tienen acceso). Además, las medidas preventivas, como es el caso de la profilaxis pre-exposición (PrEP), se utilizan en pacientes con mayor riesgo de contraer el VIH. Ellos administran antirretrovirales para prevenir la infección. A pesar de estos avances, la epidemia "sigue causando estragos", ya que casi un millón de personas mueren cada año debido al VIH / SIDA.
Desde el inicio de la epidemia, más de 70 millones de personas han adquirido la infección y cerca de 35 millones de ellas murieron. Actualmente, cerca de 37 millones de personas en todo el mundo viven con el VIH. Alcanzar a personas como profesionales del sexo, personas privadas de libertad, hombres que tienen sexo con hombres y personas transexuales es extremadamente desafiante, considerando que esas personas son excluidas de los servicios de salud. Un grupo cada vez más afectado son las adolescentes y las mujeres jóvenes (entre 15 y 24 años), que están particularmente en alto riesgo y representan una de cada cuatro infecciones por VIH en África subsahariana, a pesar de que sólo el 10% de la población.
Este año, la OMS trabajará con los países para apoyar la introducción del autotest, para que cada vez más personas que viven con el VIH conozcan su status y puedan recibir tratamiento (o medidas preventivas). Una de las actividades será la actuación en nuevas orientaciones, anunciadas en diciembre de 2018 por la OMS y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para apoyar a las empresas y las organizaciones a ofrecer autotest de VIH en los lugares de trabajo.

Fotos/Ilustraciones: 

Opas/OMS

Añadir nuevo comentario