Se encuentra usted aquí

Publicado en: 18/03/2019

Informe de ONUSIDA destaca la urgencia de llegar a las personas que usan drogas para reducir las infecciones por VIH

imprimirimprimir 
  • Facebook

Un informe publicado el dia 13 de Marzo por ONUSIDA muestra que la incidencia del virus muestra signos de que está creciendo entre las personas que se inyectan drogas (1,2% en 2011 al 1,4% en 2017). Esta tendencia está en contra de la disminución mundial de nuevas infecciones por VIH en la población general, de alrededor del 25% entre 2010 y 2017.

El informe también muestra que el 99% de las personas que se inyectan drogas viven en países que no ofrecen una cobertura adecuada de los servicios de reducción de daños.

"ONUSIDA está muy preocupada por la falta de avances en el tratamiento de personas que se inyectan drogas, que ocurre debido a la incapacidad de muchos países para aplicar los enfoques basados ​​en la evidencia y los derechos humanos para el uso de drogas", dijo Michel Sidibé , director ejecutivo de ONUSIDA. "Al poner personas en el centro y garantizar que tengan acceso a los servicios sociales y de salud con dignidad y sin discriminación o penalización, podemos salvar vidas y reducir las nuevas infecciones por VIH de forma espectacular."

El nuevo informe de ONUSIDA, la salud, los derechos y las drogas: la reducción de daños, la despenalización y cero discriminación para las personas que usan drogas , muestra que de los 10,4 millones de personas que se inyectan drogas en 2016, más de la mitad vivía con la hepatitis C y uno de cada ocho años que viven con el VIH. El informe pone de relieve que la disponibilidad de servicios integrales de reducción de daños, incluyendo el reemplazo de los programas de agujas y jeringas, tratamiento de la adicción a las drogas y las pruebas y el tratamiento del VIH-comenzará la interrupción de las nuevas infecciones por VIH entre los consumidores de drogas.

Sin embargo, algunos de los Estados miembros de la ONU han cumplido con lo acordado en el año 2016, el documento final de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el problema mundial de las drogas, en el establecimiento de medidas eficaces de salud pública para mejorar los resultados de salud de las personas que consumen drogas.

El informe señala que mientras que la despenalización del consumo de drogas y posesión para uso personal para aumentar la oferta, el acceso y la vinculación con los servicios de salud y la reducción de daños, criminalización y duros castigos siguen siendo comunes. Se estima que una de cada cinco personas detenidas en todo el mundo están en la cárcel por delitos relacionados con las drogas, el 80% de los cuales están en prisión por posesión para uso personal. Además, el informe enumera 35 países que mantienen la pena de muerte para delitos de drogas.

ONUSIDA apoya la plena participación de la sociedad civil como una fuente esencial de información y movilización, promoción y los servicios dirigidos por la comunidad, especialmente en lugares donde las políticas y las prácticas represivas son la norma. Además, ONUSIDA pide fondos suficientes para los programas de derechos humanos y de los servicios de salud que incluyen la reducción del daño y los servicios de VIH, las respuestas dirigidas por facilitadores sociales y de la comunidad y el fin del estigma y la discriminación relacionados con las drogas y el VIH.

El informe de la salud, los derechos y las drogas pone de manifiesto que a pesar de la eficacia de la reducción de daños, las inversiones en medidas de reducción de daños están muy por debajo de lo que se requiere para una respuesta eficaz al VIH. 31 de baja y media - ingresos países que notificaron datos a ONUSIDA, el 71% del gasto en los servicios de VIH para las personas que usan drogas fueron financiados por donantes externos.

Mientras que algunos países han progresado la aplicación de enfoques basados ​​en la evidencia y los derechos humanos, la mayoría son todavía muy atrasados. Antes de la sesión ministerial de la Comisión de Estupefacientes, que comienza el 14 de marzo, 2019 Viena, Austria, el ONUSIDA está animando a los gobiernos a revisar y reorientar sus enfoques de la política de drogas, poniendo a las personas en el centro y la vinculación de los derechos humanos para la salud pública.

ONUSIDA esboza una serie de recomendaciones para los países a adoptar, incluyendo:

  • La plena aplicación de la reducción del daño y servicios integrales de VIH, que incluye programas de agujas y jeringas sustitución, la terapia de reemplazo sobredosis de opiáceos con naloxona y la gestión de salas de consumo seguro;

  • Asegúrese de que todas las personas que consumen drogas tienen acceso a la prevención, pruebas y tratamiento pueden salvar vidas para el VIH, la tuberculosis, la hepatitis viral y las infecciones de transmisión sexual;

  • Despenalizar el uso y la posesión de drogas para uso personal. Donde las drogas siguen siendo ilegales, los países deben adaptar y reformar las leyes para garantizar que las personas que consumen drogas tienen acceso a la justicia, incluyendo servicios legales, y no se enfrentan a sanciones punitivas o de coerción para uso personal;

  • Tomar medidas para eliminar todas las formas de estigma y la discriminación relacionados con personas que consumen drogas;

  • Apoyar la plena participación de la sociedad civil como una fuente de información y promoción de servicios y promoción dirigidos por la comunidad, especialmente en lugares donde las políticas y las prácticas represivas son la norma;

  • Invertir en programas de derechos humanos y de los servicios de salud, incluyendo amplio programa de reducción de daños y los servicios de VIH, las respuestas dirigidas por la comunidad y facilitadores sociales.

Ver el informe completo (en inglés) aquí: salud, los derechos y las drogas: la reducción de daños, la despenalización y cero discriminación para las personas que usan drogas

 

Añadir nuevo comentario