Se encuentra usted aquí

Publicado en: 16/07/2021

La Red Internacional de Educación de Técnicos de la Salud cumple 25 años de existencia

imprimirimprimir 
  • Facebook
Julia Neves - EPSJV/Fiocruz - Revisión en español: Elizabeth Cabello (Chile)

La Red Internacional de Educación de Técnicos de la Salud (RETS), cuya Secretaría Ejecutiva tiene su sede en la Escuela Politécnica de Salud Joaquim Venâncio (EPSJV/FIOCRUZ), cumplió 25 años de existencia el 1 de julio de 2021. Creada en 1996, la RETS es una articulación entre instituciones y organizaciones implicadas en la formación y cualificación de personal técnico de salud en países de América, África de habla portuguesa, Asia y Europa. Actualmente, la red reúne a más de 100 instituciones de más de 20 países, además alberga dos subredes: la Red de Escuelas Técnicas de Salud de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (RETS-CPLP) y la Red Iberoamericana de Educación de Técnicos de Salud (RIETS).

Las funciones de la RETS incluyen: la cooperación técnica en el ámbito de la formación y el desarrollo del personal técnico del sector de la salud; la difusión de los conocimientos resultantes de la investigación; la promoción del crecimiento y el fortalecimiento de sus instancias organizativas; el fomento de la captación de recursos financieros para su sostenibilidad; y la identificación de las necesidades educativas y de formación de las diferentes especialidades técnicas existentes. Su misión es el fortalecimiento de los sistemas nacionales de salud, partiendo de la premisa de que la cualificación de los trabajadores se ha considerado una dimensión fundamental para la implementación de políticas de salud pública que respondan a las necesidades de las poblaciones.

Según Ana Beatriz de Noronha, una de las asesoras del equipo de Cooperación Internacional de la EPSJV, el papel de los técnicos es fundamental para el funcionamiento de los sistemas de salud, en todos los niveles de complejidad. "Desde los agentes de salud comunitarios hasta los técnicos responsables de las pruebas de diagnóstico más sofisticadas. Sin olvidar, por ejemplo, la presencia cada vez más fuerte de los técnicos en las áreas de gestión y como integrantes de los equipos multiprofesionales", señala.

Ana Beatriz destaca que los técnicos son mayoría en los sistemas de salud y que no es posible mejorar la calidad del sistema si no hay técnicos capaces de proponer y provocar los cambios necesarios. "Ya no basta con que los técnicos sean sólo los que hacen, los que ejecutan las tareas que alguien determina. También tienen que ser ellos los que piensen en lo que hacen y propongan nuevas formas de hacerlo", dice. Y añade: "Los técnicos, hoy, deben conocer y comprender en su totalidad el sistema en el que están insertos, así como la forma en que las políticas nacionales de Educación y de Salud interfieren en su formación y su trabajo. Con la evolución tecnológica y los nuevos conocimientos que surgen constantemente, la atención en el ámbito de la salud deja de ser responsabilidad de un solo profesional y se ejerce en equipos multidisciplinarios. En este contexto, la presencia de trabajadores bien cualificados técnica, social y políticamente es fundamental”.

Para el coordinador de Cooperación Internacional de la EPSJV, Carlos Batistella, basta con hacer un breve repaso a la trayectoria de la Red para darse cuenta de que muchos de los problemas enumerados como objeto de preocupación inicial de la Red siguen siendo nudos críticos en el ámbito de la formación de técnicos en salud. "Entre ellos, los desequilibrios en la disponibilidad, composición y distribución del personal sanitario, la casi inexistencia de información sistematizada sobre la formación y el trabajo de estos trabajadores y la búsqueda de acercar los procesos de formación a la realidad de los servicios", señaló.

Además de estos temas, Batistella destaca que existen otros temas que actualizan los desafíos de la formación de los técnicos de salud, como la precariedad del trabajo en salud, la falta de definición de las responsabilidades profesionales para las diversas categorías, el escaso reconocimiento profesional y la invisibilidad de su trabajo, la inversión insuficiente  en la formación de los docentes, en la producción de materiales didácticos y en el fortalecimiento de las instituciones formadoras. "Esto redobla la responsabilidad que tenemos como Secretaría Ejecutiva de la Red, ya que la cualificación de estos trabajadores ha sido considerada una dimensión clave para la implementación de políticas de salud pública que respondan a las necesidades de la población", dijo.
Según él, el camino recorrido ha permitido ampliar las acciones de cooperación bilateral y multilateral, el intercambio de conocimientos, la construcción de relaciones y afectos entre los participantes de la Red, que se amplía en un diálogo constante. "El camino a seguir es aún más desafiante: la crisis sanitaria mundial hace que las desigualdades sociales y de salud sean aún más explícitas e indica la necesidad de fortalecer los sistemas de salud de cada país. Más que nunca necesitamos valores como la solidaridad y la cooperación", dijo Batistella.

La importancia de las redes 

Para Paulo Buss, coordinador del Centro de Relaciones Internacionales en Salud (CRIS) de la FIOCRUZ, el mecanismo de redes hace una contribución extraordinaria a la solución de problemas de salud y al establecimiento de vínculos productivos entre las instituciones y las personas. Por otro lado, Paulo señala que el hecho que no exista una jerarquía entre los socios de una Red ayuda al flujo de información y al flujo de contribuciones mutuas en lo que se denomina cooperación estructurante en salud. "Es decir, una cooperación que tiene colaboradores y no donantes y receptores. Por lo tanto, es una característica muy favorable para ser lo mejor posible. La construcción de alianzas ha marcado las redes en FIOCRUZ", señala.

Según él, la primera gran experiencia de FIOCRUZ, que fue la RETS, estimuló mucho para que las redes que vinieron después tuvieran el concepto de colaboración y no de jerarquía. "Se trata de compartir con la coordinación de alguien, sin que ese alguien o esa institución coordinadora sea superior, diferente, más grande, o más importante que las demás", continúa.

En opinión de Ana Beatriz, las redes suelen funcionar como espacios privilegiados para intercambiar información y compartir experiencias. Estos intercambios, a su vez, tienden a desarrollar competencias y a aumentar los canales de negociación entre los diferentes actores que integran la red. "Para el médico salubrista argentino Mario Rovere, las redes facilitan la creación de vínculos entre sus miembros. Según él, el simple hecho de saber que el otro existe acaba generando aceptación; conocer lo que el otro hace, en cambio, supone y genera interés; la colaboración entre los miembros, aunque sea esporádica, tiende a generar reciprocidad; la cooperación y el intercambio de experiencias son capaces de desarrollar una actitud solidaria; finalmente, la asociación en iniciativas conjuntas surge de la confianza que se establece entre ellos", define..

Cómo surgió

La formación de técnicos y auxiliares en salud tuvo un gran impulso en los años 50, lo que llevó a la creación de centros educativos con una oferta diversificada de carreras técnicas. En las décadas siguientes, el Programa de Desarrollo de Recursos Humanos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) inició una línea de trabajo centrada en la formación de técnicos en salud. En este contexto, se realizaron algunas reuniones en Venezuela, México y Cuba, con el objetivo de identificar problemas comunes relacionados con el ámbito de la formación y la práctica profesional de estos trabajadores.

A fines de 1995, este Programa realizó un estudio sobre la situación de la formación del personal técnico de salud, que reunió a 70 centros de 16 países del continente americano, e identificó deficiencias en los procesos de planificación de recursos humanos, falta de información sistematizada sobre la formación y el trabajo de estos profesionales, y planes de estudio obsoletos.

A partir de esta investigación, se definió como prioritaria la construcción de una red internacional para la formación de técnicos en salud. Así, en julio de 1996, durante una reunión convocada por la OPS/OMS y realizada en Ciudad de México, se creó oficialmente la RETS. En esa ocasión, se denominó Red de Técnicos en Salud con la participación de representantes de Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba y México, quienes definieron a la Escuela de Salud Pública de Costa Rica como sede de la Secretaría Ejecutiva de la Red. La RETS tenía como miembros a profesores, investigadores y administradores vinculados a la docencia y los servicios; organizaciones sociales e instituciones educativas.

La entonces directora de la EPSJV, con mandato de 1993 a 2000, Tânia Celeste Matos Nunes, recuerda que, en la época, se optó por una estructuración mínima para la Red, evitando la adopción de vínculos burocráticos, pero fomentando acciones que cultivaran la horizontalidad, con capilaridad y movilización de los miembros.

Contextualizando en el escenario de la época, Tânia cuenta que, en la década del 90, los gobiernos neoliberales se extendían por toda América Latina y había una gran discusión sobre la reorientación de los Sistemas de Salud, en el contexto de lo que se acordó, según ella, llamar "reformas sectoriales". "La gran pregunta que surgió de la reunión de México fue el formato asumido para organizar las escuelas como una red, abriendo el camino para un apoyo horizontal diferenciado y estructurado, dejando atrás la asignación de recursos de la OPS para financiar los cursos modelo en los países; asumiendo una estrategia de horizontalización de las iniciativas, con los líderes de las escuelas como protagonistas y la Dirección de Recursos Humanos de la OPS como un apoyo decisivo para posibilitar las iniciativas que siguieran", destaca.

Y es a partir de esto, según Tania, que los sistemas de salud incorporaron la importancia de los técnicos en salud en sus estructuras de recursos humanos.

Para Alcira Castillo, profesora de la Universidad de Costa Rica, primera Secretaría Ejecutiva de la RETS, la creación de la red en 1996 fue una estrategia de trabajo innovadora y desafiante entre los países para intercambiar experiencias relacionadas con la formación, la capacitación y el desarrollo, que durante tantos años no fueron visibles en los servicios de salud y los centros de formación. "El gran valor de la RETS es la escalada a nivel internacional, desde mediados y finales de los 90, para fomentar y apoyar iniciativas institucionales, a través de estudios, nuevas prácticas y normativas, que han aportado nuevos conocimientos actualizados sobre los complejos problemas y condiciones inherentes a la formación y al mundo laboral de los técnicos sanitarios", afirma.

En sus primeros cinco años de existencia, la RETS, que sólo reunía representaciones de América Latina, llegó a tener más de 50 miembros de 21 países. "Cabe destacar que el conjunto de acciones realizadas en los primeros años, de carácter técnico y político, permitieron la construcción de una nueva identidad para la temática de los técnicos en salud, en el ámbito de cooperación de la OPS de la época", dice Tania.

En 2001, la RETS fue desactivada y cuatro años después, en septiembre de 2005, la red volvió a funcionar cuando la Secretaría Ejecutiva fue transferida a la EPSJV/FIOCRUZ, que había sido designada, por primera vez, como Centro Colaborador de la OMS para la Educación de Técnicos en Salud, en julio de 2004.

Según la actual directora de la EPSJV, Anamaría Corbo, quien en ese momento era la coordinadora de Cooperación Internacional, la reestructuración de la RETS fue uno de los compromisos adquiridos por la Escuela Politécnica como Centro Colaborador de la OMS. Recuerda que se hizo un esfuerzo por contactar con antiguos miembros e invitar a otros nuevos a la Red, además de pensar en estrategias para ampliar su área de cobertura. "En este sentido organizamos, en el ámbito del 8º Congreso Brasileño de Salud Colectiva y 11º Congreso Mundial de Salud Pública que tuvo lugar en Río de Janeiro en 2006, el Foro Internacional de Formación de Técnicos en Salud. Este evento brindó la oportunidad de debatir e intercambiar entre países, los conocimientos, experiencias y demandas en materia de formación de técnicos sanitarios", señala. Según ella, este también fue un primer esfuerzo para intentar revitalizar la red, que se reunió el primer y último día del evento.

Anamaria cuenta que, en ese momento, se propuso cambiar el nombre de RETS por el de Red Internacional de Educación de Técnicos en Salud, una estrategia de articulación y cooperación técnica entre instituciones vinculadas directa o indirectamente a la formación de técnicos en salud, con el objetivo de fortalecer los sistemas de salud. "Partiendo del supuesto que la cualificación de los trabajadores es una dimensión fundamental para la implementación de políticas públicas que satisfagan las necesidades de salud de la población de cada país, la participación se extendió a los miembros de la comunidad de países de habla portuguesa (CPLP)", dijo. Durante el evento se aprobaron los reglamentos de la Red, los planes de trabajo y comunicación para 2006 y 2008, así como los términos de referencia para el desarrollo de los técnicos en salud.

La comunicación como aliada

La comprensión de la comunicación como estrategia fundamental para el trabajo en red dio lugar al lanzamiento de la revista RETS, en enero de 2009. La publicación era trimestral y su objetivo era estimular la reflexión sobre cuestiones que, en cierta medida, afectaban al ámbito de la formación de los técnicos sanitarios. Por razones operativas, la publicación se interrumpió en 2015. Durante estos años, la revista abordó temas importantes para la salud y la formación en salud, como la migración profesional, la interculturalidad, la educación a distancia, la cooperación internacional en materia de salud, los determinantes sociales de la salud y materiales didácticos, entre muchos otros.

También en 2009, la RETS creó su sitio web, que fue renovado en 2013 con más atractivos y funcionalidades. En 2017, la Red lanzó su boletín electrónico, enviado quincenalmente a más de tres mil suscriptores en más de 30 países. Actualmente, además del sitio web y el boletín electrónico, la RETS también utiliza las redes sociales – Facebook, Twitter e Instagram – para comunicarse con el público en general. Como mecanismos de comunicación interna, están el Informe de la Secretaría Ejecutiva, enviado trimestralmente a los miembros y socios de la Red, los grupos de WhatsApp, que mantienen una comunicación más dinámica entre los miembros, y una sala de conferencias virtuales en la Red Nacional de Educación e Investigación (RNP – Brasil), además de otras herramientas para reuniones online. Toda la comunicación en el ámbito del RETS se realiza en tres idiomas: inglés, español y portugués. 

Subredes

En mayo de 2009, en una reunión en Portugal se aprobó el Plan Estratégico de Cooperación en Salud de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (PECS-CPLP 2009-2012), con el objetivo de reforzar los sistemas sanitarios de los Estados miembros de la Comunidad – Brasil, Timor Oriental y Portugal, más los cinco países africanos de lengua portuguesa (Palop): Angola, Cabo Verde, Guinea Bissau, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe – con el objetivo de universalizar el acceso a la salud y mejorar la calidad de la atención de salud otorgado a sus poblaciones.

En el PECS-CPLP se establecieron ejes estratégicos de actuación, dentro de los cuales se planificaron proyectos prioritarios. Una de las prioridades establecidas en el PECS fue la creación de redes estructurantes, como espacio privilegiado para el desarrollo de acciones de cooperación. En diciembre de ese mismo año, durante la 2ª Reunión General de la RETS, celebrada en Río de Janeiro (Brasil), se creó la RETS-CPLP.

En la misma ocasión, se creó la Red de Escuelas Técnicas de Salud de la Unión de Naciones Sudamericanas (RETS-UNASUR), cuyo origen está intrínsecamente relacionado con la historia del propio Consejo Sudamericano de Salud (CSS o UNASUR-Salud, como se denominó inicialmente) y la Agenda Sudamericana de Salud, establecida en diciembre de 2008. Concebida como una subred de la RETS, la RETS-UNASUR estaba compuesta por los organismos gubernamentales responsables de formular las políticas de formación de técnicos en el área de la salud y por instituciones educativas que imparten programas de formación de trabajadores técnicos en salud, designados por los Ministerios de Salud de los Estados miembros de UNASUR.

El 19 de abril de 2018, Brasil, Argentina, Paraguay, Colombia, Chile y Perú anunciaron la suspensión indefinida de su participación en UNASUR. La decisión fue tomada en Lima, Perú, en una reunión al margen de la Cumbre de las Américas. En el contexto del debilitamiento de UNASUR, y de la creación de PROSUR – Foro para el Progreso de América del Sur – por parte de los gobiernos de derecha en ascenso en América Latina, la RETS-UNASUR también fue desactivada.

En 2021: creación de la RIETS

En febrero de 2021, en una reunión celebrada virtualmente con representantes de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), FIOCRUZ y varias instituciones iberoamericanas de la RETS, se oficializó la creación de la Red Iberoamericana de Educación de Técnicos en Salud (RIETS). En la 1ª Reunión Ordinaria de la RIETS, que tuvo lugar inmediatamente después de la ceremonia de creación, se aprobó el reglamento y el plan de trabajo para el bienio 2021-2022. En el momento de su creación, la RIETS ya contaba con miembros de 12 de los 22 países que componen la comunidad iberoamericana: Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.

Constituida como una subred de la RETS, al igual que la RETS-CPLP, la RIETS tiene como misión el fortalecimiento de los sistemas nacionales de salud, partiendo del supuesto de que la cualificación de los trabajadores es una dimensión fundamental para la aplicación de políticas públicas que respondan a las necesidades de salud de la población de cada país miembro. Además, la red se propone seguir los planteamientos y valores ya establecidos por la cooperación iberoamericana, trabajando de forma horizontal, con respeto a las prioridades nacionales y basándose en la solidaridad, el respeto mutuo y la confianza entre sus miembros.

Una larga trayectoria...

A lo largo de estos 25 años se han celebrado numerosos eventos que, además de sus objetivos específicos, han servido para reforzar la integración entre los miembros de la red. Además de la 1ª Reunión General de la RETS, celebrada en agosto de 2006 en Río de Janeiro (Brasil), durante el Foro Internacional de Formación de Técnicos de la Salud, en mayo del año siguiente, algunos miembros de la Red se reunieron en Cuba, durante el "I Congreso de Tecnologías de la Salud". En ese momento se validó un instrumento que contribuyera a lograr una posible unidad de categorización de las distintas carreras y áreas de formación técnica con el fin de considerar la realidad educativa de los países que integran la RETS.

En 2009 se celebró la 2ª Reunión General de la RETS, en la que se definió el Plan de Trabajo de la RETS para el trienio 2010-2012, que estuvo vigente hasta 2013, y el plan de trabajo de las subredes RETS-CPLP y RETS-UNASUR para el periodo 2010-2013.

Como se estableció en el plan de trabajo 2010-2013 de la RETS-CPLP, en 2010 se impartió el Curso de Especialización en Educación Profesional en Salud para el Palop, resultado del trabajo colectivo realizado por los profesionales de la EPSJV. El objetivo general del curso fue especializar a los docentes y líderes en el área de la Educación Profesional en Salud, profundizando las bases teóricas y metodológicas que sustentan las políticas educativas y sus relaciones con la salud y el trabajo en salud. Las 30 plazas disponibles se repartieron entre Angola, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe

En 2013, se celebró en Recife, Brasil la 3ª Reunión General de la RETS, en vísperas del 3er Foro Mundial de Recursos Humanos en Salud. En la reunión, los miembros de la red diseñaron un nuevo Plan de Trabajo (2014-2017).  Paralelamente a la reunión de la RETS se celebraron reuniones específicas de las subredes de la época.

Una de las acciones previstas en este Plan de Trabajo fue la actualización y ampliación de la Investigación Multicéntrica, ya realizada por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, a otros países de la Red. El objetivo del estudio fue identificar y analizar la oferta cuantitativa y cualitativa de formación de personal técnico en salud en los países miembros de la RETS, con el fin de mejorar la formación del personal técnico en salud y fortalecer sus respectivos sistemas de salud pública.

La investigación tuvo una convocatoria pública anunciada en 2015, 24 instituciones formadoras de diferentes países – Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Paraguay, Perú y Uruguay – se inscribieron para participar en el proyecto. La falta de recursos y de apoyo institucional, en un momento de gran cambio político en casi todos los países, no permitió completar los estudios nacionales, con la excepción de Brasil.

Em 2013, às vésperas do III Fórum Mundial sobre Recursos Humanos em Saúde. foi realizada, em Recife-Brasil, a 3ª Reunião Geral da RETS. No encontro, os membros da rede aprovaram um novo Plano de Trabalho (2014-2017).  Paralelas à reunião da RETS foram realizadas reuniões específicas das sub-redes da época.

Uma das ações previstas nesse Plano de Trabalho foi a atualização e expansão da Pesquisa Multicêntrica, que já havia sido realizada pelo Brasil, Argentina, Uruguai e Paraguai, para outros países da Rede. O objetivo do estudo era identificar e analisar a oferta quantitativa e qualitativa de formação de trabalhadores técnicos em saúde nos países membros da RETS, visando o aprimoramento da educação de técnicos em saúde e o fortalecimento dos respectivos sistemas públicos nacionais de saúde.

En 2015, la RETS inauguró una serie de nueve seminarios virtuales con ediciones hasta 2020. Los seminarios, transmitidos a través de Internet, contaron con la participación de instituciones y público de varios países, para profundizar en los debates sobre diversos temas como: la perspectiva intercultural en la formación de técnicos en salud; la determinación social de Arbovirus; los 40 años de Alma-Ata y el papel de los técnicos sanitarios en la implementación de los sistemas de salud universales; Covid-19 y la formación de técnicos en salud, entre otros.

En noviembre de 2018 se celebró en Río de Janeiro la 4ª Reunión General de la RETS, junto con la 4ª Reunión Ordinaria de la RETS-CPLP. El evento tuvo como objetivo consolidar la RETS y su misión de apoyar el fortalecimiento de la formación y cualificación de los trabajadores técnicos en salud, en procesos de cooperación internacional en las Américas y en la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP).

La RETS en el contexto de la pandemia de Covid-19

En mayo de 2020, la RETS celebró su primera reunión virtual con los países miembros de América Latina. A la reunión asistieron aproximadamente 45 personas entre representantes de las instituciones miembros e instituciones asociadas como la Red de Escuelas y Centros de Formación en Salud Pública de América Latina (RESP), la Red Regional de Educación Interprofesional de las Américas (REIP) y la Escuela Superior de Tecnología de la Salud de Lisboa (ESTeSL-Portugal).

En julio de 2020 se celebró el I Encuentro Virtual de la Red de Escuelas Técnicas en Salud de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (RETS-CPLP), con la presencia de representantes de seis de los nueve países que la integran.  Asistieron más de 30 personas en representación de instituciones de Angola, Brasil, Cabo Verde, Mozambique, Portugal y Santo Tomé y Príncipe.

En agosto de 2020, la RETS celebró, en colaboración con el Servicio Nacional de Aprendizaje de Colombia (SENA), el I Coloquio Latinoamericano de Educación Interprofesional y Formación de Técnicos en Salud. El evento también contó con el apoyo del Ministerio de Salud de Colombia, la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) y la Fundación Universitaria del Área Andina (Areandina). Entre los objetivos del Coloquio se planteó la necesidad de socializar las iniciativas de la región de América Latina y el Caribe en materia de educación interprofesional (EIP); compartir conocimientos y experiencias de incorporación de técnicos en salud a la EIP; promover la implementación de planes nacionales de EIP; visibilizar y fortalecer la educación técnica en el desarrollo de la implementación de los planes nacionales de EIP. 

Para Sebastián Tobar, asesor del Centro de Relaciones Internacionales en Salud (CRIS) de la Fiocruz, la falta de información y el gran desafío generado por la Covid-19 terminaron por ampliar la acción de la RETS en modalidades virtuales y propiciaron una progresiva institucionalización que ayuda a crear nuevas oportunidades para abordar problemas comunes y articular respuestas para la adopción de medidas colectivas, además de contribuir al fortalecimiento de las capacidades institucionales para abordar los problemas de salud de los países. "Trabajar en la RETS es una opción importante para la cooperación técnica, el intercambio de conocimientos y experiencias, la formación, la capacitación y la transferencia de tecnología en condiciones de mayor igualdad de poder y recursos, así como el aprendizaje mutuo y la coordinación de políticas y estrategias de desarrollo entre los países asociados", afirma. Y añade: "El aprendizaje entre iguales, como ocurre en el marco de la RETS, y la estructuración de la cooperación, representan un enfoque potente y flexible para reforzar las capacidades nacionales y comprometer a todos los participantes en aras de la salud pública en su conjunto y, concretamente, en el momento actual, para hacer frente a la pandemia de Covid-19.

 

Añadir nuevo comentario